Magnetoterapia: todo lo que debe saber

Frecuencia de aplicación de la magnetoterapia

La magnetoterapia es una técnica de fisioterapia que utiliza campos magnéticos para restituir el equilibrio bioquímico celular. La técnica se basa en que las células se componen de cargas eléctricas y por eso, al enfermarse la persona ocurre un desequilibrio energético en su organismo.

Los campos magnéticos se generan mediante la emisión de corriente de baja intensidad y frecuencia. La unidad de medida de la intensidad del campo magnético es el gauss y su máxima intensidad de aplicación terapéutica no excede a los 100 gauss. En cuanto a la frecuencia del campo magnético, se mide con la unidad llamada hercios (Hz) y no debe superar los 100 Hz.

La magnetoterapia se emplea en diversidad de patologías o dolencias, pero se aplica mayormente en lesiones musculares o esqueléticas.

La magnetoterapia se puede aplicar de tres formas:

  • Terapia de campo magnético estático: se colocan los imanes para mantenerlos inmóviles directamente sobre la piel. Se utilizan adheridos a pulseras, collares, cinturones, plantillas de zapatos e inclusive adheridos a colchones.
  • Magnetoterapia electromagnética: es la que vamos a tratar en este artículo y se refiere a la terapia magnética con carga eléctrica. Se aplica mediante Campos Electromagnéticos Pulsados (CEMP) para reestablecer el equilibrio energético celular.
  • Terapia magnética para acupuntura: se colocan los imanes en los puntos energéticos del cuerpo identificados por la acupuntura tradicional. Con esta terapia se suspende el uso de las dolorosas agujas.

¿Cómo funciona la magnetoterapia?

En la magnetoterapia se utilizan equipos con un solenoide para crear el campo magnético y este va integrado a un cilindro de material plástico. Estos cilindros tienen diferentes tamaños dependiendo de la zona a tratar; inclusive, se dispone de un equipo – camilla con solenoide desplazable que mediante un motor realiza barridos sobre el cuerpo entero.

El tratamiento es no invasivo para el organismo, porque los campos magnéticos emitidos por el solenoide tienen una acción biofísica directa sobre la célula que no se absorbe por el resto de los órganos.

Magnetoterapia de baja y alta frecuencia

Los campos magnéticos son producidos por corrientes de diferente intensidad y frecuencia. Y se aplicará la magnetoterapia de baja o alta frecuencia, tomando en cuenta si la patología es aguda o crónica.

  • Magnetoterapia de baja frecuencia: se aplica con el campo magnético de alta intensidad y con frecuencia menor a los 100 Hz – frecuencias bajas. El tratamiento va dirigido a lesiones en tejidos duros, huesos, fracturas, postoperatorios de prótesis, osteoporosis, artritis. Además, se utiliza en tejidos blandos para el tratamiento de inflamación y dolor.
  • Magnetoterapia de alta frecuencia: se aplica con el campo magnético de baja intensidad y con frecuencias de rango entre los 100 y 8.000 Hz – frecuencias altas. El tratamiento va dirigido a lesiones en tejidos blandos, mejorando la circulación sanguínea, reduciendo el dolor y la inflamación.

Recuerda que en fisiocasa.es ofrecemos alternativas de atención para la mayor comodidad de nuestros pacientes. Tratamiento sin salir de casa o en nuestra dirección.

Ventajas de la magnetoterapia

Son diversas las ventajas que ofrece esta técnica de fisioterapia:

  • Es una terapia no invasiva y segura.
  • Es compatible con la aplicación de otros tratamientos y, por lo tanto, el paciente no abandona su medicación habitual.
  • No manifiesta efectos secundarios en el organismo.
  • En las sesiones de tratamiento no hay dolor, ni molestias.
  • El equilibrio en los polos biomagnéticos proporciona efectos beneficiosos para el organismo. El polo positivo trasmite energía y el negativo es antinflamatorio y analgésico.

Siete efectos beneficiosos en la aplicación de la magnetoterapia

Magnetoterapia de baja y alta frecuencia

Los efectos positivos en la aplicación de la magnetoterapia son:

  1. Efecto de regulación circulatoria. El campo magnético abre los vasos sanguíneos provocando una dilatación con aumento de la circulación en el punto de tratamiento. Este incremento circulatorio también conlleva a un aporte importante de oxígeno en los órganos.
  2. Efecto sobre el tejido óseo. La aplicación de corriente de baja intensidad a través del mecanismo conocido como piezoelectricidad, tiene un efecto de estímulo trófico del tejido óseo y del colágeno. Esta corriente baja, estimula a los osteoblastos en la producción de tejido óseo. Igualmente, incrementa la producción del colágeno que fortalece al hueso y que además beneficia la cicatrización de músculos, tendones y heridas en la piel.
  3. Efecto antiinflamatorio. Se produce como consecuencia de la regulación del flujo circulatorio en arterias y venas. Con el aumento del flujo sanguíneo se incrementa la cantidad de oxígeno y nutrientes necesarios para la restauración de las células. De esta forma, se van eliminando las toxinas y consecuentemente la inflamación disminuye.
  4. Efecto de regeneración tisular. El campo magnético estimula todos los elementos que conforman el tejido afectado, impulsando la regeneración de los mismos mediante el incremento de flujo circulatorio en la zona afectada.
  5. Efecto analgésico. El campo magnético permite la liberación del exceso de presión (desinflamación) en los receptores sensitivos de la zona lesionada, elevando de esta manera el umbral del dolor y, por lo tanto, el paciente siente alivio en su afección.
  6. Efecto de relajación. El campo magnético disminuye el tono simpático y de esta forma actúa sobre el sistema nervioso central. Este efecto de relajación es muy beneficioso para el paciente que sufre dolor agudo o crónico, porque le permite recuperar el sueño normal luego de una etapa de alteración psicológica.
  7. Efecto de aumento en las defensas. La magnetoterapia estimula al organismo en su proceso de regeneración.

Aplicación de la magnetoterapia

La magnetoterapia se puede aplicar a un grupo de afecciones como técnica de terapia individual, y a diversas patologías como complemento de otros tratamientos convencionales:

1.- Aplicaciones frecuentes en el aparato osteomioarticular:

  • Artritis
  • Artritis reumatoide
  • Artritis úrica
  • Artropatía aguda
  • Bursitis
  • Calambres musculares o espasmos
  • Contusiones
  • Coxartrosis
  • Desgarros musculares
  • Dolor de espalda
  • Dorsalgias
  • Esguinces
  • Fracturas
  • Hernia de disco
  • Hombro doloroso
  • Lesión ligamentosa aguda y subaguda
  • Lumbalgias
  • Lumbociatalgia
  • Luxaciones
  • Osteoartrosis
  • Osteomielitis
  • Osteoporosis
  • Retardo de consolidación ósea
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Tendenitis aquiliana

2.- Aplicaciones frecuentes en el sistema nervioso:

  • Enfermedad cerebrovascular
  • Enfermedad de Parkinson
  • Esclerosis múltiple
  • Neuralgias
  • Neuritis
  • Parálisis
  • Parálisis braquial obstétrica
  • Parálisis facial

3.- Aplicaciones frecuentes en la piel:

  • Abscesos
  • Acné
  • Celulitis
  • Dermatitis
  • Lunares
  • Quemaduras
  • Verrugas

Frecuencia de aplicación de la magnetoterapia

La frecuencia, modo de aplicación y duración de la terapia, va a depender de los síntomas, intensidad y evolución de la lesión o patología en cada paciente.

Sin embargo, los tratamientos se aplican generalmente en ciclos de 10 a 15 sesiones, que son reprogramables de acuerdo a los resultados obtenidos. La frecuencia puede ser de 3 a 5 veces por semana y el tiempo de terapia puede variar entre 15 a 45 minutos por cada sesión.

Contraindicaciones en la aplicación de la magnetoterapia

Para la aplicación de esta terapia se deben tomar en cuenta las siguientes precauciones:

  • No se debe aplicar durante el embarazo o en período de lactancia.
  • No aplicar esta terapia en niños.
  • No aplicar cuando existan enfermedades virales, cardiopatías, diabetes juvenil, micosis, hipertiroidismo, tumores, hemorragias, hipotensión.
  • No aplicar en personas con marcapasos o con prótesis magnetizables.

En todo caso, es importante acotar que el paciente debe acudir a un profesional certificado para que lo evalúe, y decida las pautas de programación del tratamiento que corresponda. Pueden contactar a nuestros fisioterapeutas certificados a través de la dirección:

https://fisiocasa.es/contacto/
BOTOON

La magnetoterapia es una técnica que consigue excelentes resultados terapéuticos por ser un tratamiento preciso, con alta capacidad de penetración hasta la zona afectada, que no causa dolor, sin efecto colateral, no invasivo, y que además se puede aplicar en la comodidad del hogar o a nivel de dirección clínica.

Preguntas frecuentes

Estas son algunas preguntas – respuestas que pueden aclarar dudas relacionadas con la magnetoterapia y su aplicación:

¿Se puede aplicar la magnetoterapia en alteraciones por estrés?

Por su efecto de relajación, la magnetoterapia se utiliza para tratar el estrés y otras alteraciones derivadas del mismo, como insomnio, cefalea, taquicardia o ansiedad.

¿Qué son los Campos Electromagnéticos Pulsados?

Campos Electromagnéticos Pulsados o (CEMP) es el término que se utiliza para identificar que la emisión de campo magnético se genera mediante determinados niveles frecuencia.

¿Qué es el trofismo?

El trofismo se refiere al proceso de nutrición, fortalecimiento y conservación de las células o tejidos.

¿Cómo actúa la magnetoterapia pulsátil?

La magnetoterapia pulsátil libera el exceso de presión en los músculos y en consecuencia se produce un efecto relajante en el cuerpo. Por eso, también está indicada para tratar el insomnio, estrés, el dolor de cabeza y otros efectos.

¿Qué es un magneto?

Es cualquier material capaz de crear un campo magnético. Ejemplo un imán.

¿Qué enfermedades se pueden tratar con la magnetoterapia de alta frecuencia?

La magnetoterapia de alta frecuencia produce resultados eficaces en enfermedades crónicas como artritis, osteoartritis e inflamaciones menores.

¿Me pueden aplicar magnetoterapia si tengo un yeso en mi brazo lesionado?

Sí puede recibir la terapia. En este caso se utiliza un equipo para aplicar magnetoterapia conocido como “ dos bobinas”. Las dos bobinas se colocan a ambos lados del brazo, sin necesidad de retirar el yeso. La corriente eléctrica pasa por las bobinas creando un campo magnético que llega hasta la profundidad de los tejidos afectados.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *